9 de marzo de 2008

Casandra Damiron Artista de fama internacional


Casandra Damirón. (1919-1983) Artista de fama internacional e icono genuino del folclore dominicano, más conocida como "La Soberana de la Canción". Vino a este mundo el 12 de marzo de 1919 en Barahona, al sur de la República Dominicana, tierra de la cual surgieron, desde antaño, impetuosas mujeres como la estrella de Hollywood, María Montez. Sus padres, Eliseo y Alicia, la bautizaron con el nombre de Altagracia Casandra Damirón Santana. Desde muy temprana edad, la diva demostró su vocación artística actuando, apenas con seis años, en las funciones y veladas que organizaba el Teatro La Unión de Barahona.

Las aptitudes musicales y escénicas corrían, a toda prisa, por sus venas. Al cumplir los veintiún años ocurre uno de los hechos más importantes en la vida de Casandra: debuta en el prestigioso Club Antillas de la capital del país en presencia de distinguidas personalidades de la farándula. En los medios de comunicación sólo se hablaba de aquella insigne joven sureña que deslumbró al público del Club con su explosiva pero elegante técnica musical. Luís Rivera, eminente compositor dominicano, se enamoró de la voz de Casandra y no tardó en convertirse en su primer y único marido. En 1946, “La Soberana” afianzó su carrera y popularidad trabajando para la La Voz Dominicana, la emisora de radio más influyente del momento, y en ella pudo promocionar canciones memorables como “Cosita linda” o “Maldición gitana”, compuestas por Avelino Muñoz. El éxito de Casandra Damirón iba en aumento y sobrepasó las fronteras de la nación caribeña, llegando, en primer lugar, a Puerto Rico, Cuba y Venezuela.

El segundo acontecimiento de más relevancia en su carrera fue el deleitar con su voz al régimen fascista que rigió, durante más de treinta años, a la República Dominicana. En efecto, en 1955 se conmemoraban los veinticinco años al poder del Generalísimo Rafael L. Trujillo mediante un certamen denominado “Feria de la Paz”. Los mejores artistas de Europa y América se dieron cita en Santo Domingo para el evento. Actuaron grupos folclóricos de diversos países (Canadá, Alemania, México, Italia, Holanda, etc.) pero no había ninguno que representara formalmente a su país. Casandra congregó –casi de forma improvisada- a los mejores bailarines de la isla para formar un grupo de danza folclórica dominicana. Gracias a sus melosos y finos merengues, así como a las danzas típicas de palos, las mangulinas o carabinés de sus bailarines, consiguió la ovación y admiración del público, en especial la del Dictador. Sin lugar a dudas, este hecho la catapultó definitivamente a la fama puesto que su enorme talento se ganó el mecenazgo del Régimen, el cual la nombró "Embajadora de la Cultura Dominicana". En calidad de ello, la Soberana pudo viajar, con su compañía de danza, a países como Francia, Suiza, España, Suecia, Estados Unidos y Argentina. Después de una de sus funciones en París, un diario francés dijo de ella: “Casandra Damirón no es una soberana; es una emperatriz de la música. Su estilo es tempestuoso y delicado al mismo tiempo; terciopelo y dinamita. Hoy podemos decir que nos ha visitado una diva".

Hasta el final de sus días, Casandra Damirón se consagró a la formación artística de las nuevas generaciones dominicanas, siendo una excelente promotora de la música y la danza folclórica. El 5 de diciembre de 1983 le sobrevino la muerte en Santo Domingo a los 64 años de edad; suceso que conmocionó al mundo. Hoy por hoy, el legado de Casandra Damirón es muy destacado, fundamentalmente porque fue una auténtica pionera en dar a conocer la noche tropical a nivel internacional y en promover géneros dominicanos tan reconocidos como el merengue. Cada año y desde 1984, la Fundación de Artistas y Cronistas de Santo Domingo (ACROARTE)convocan los Premios Casandra, los cuales condecoran a los artistas más sobresalientes tanto nacionales como internacionales. No es un hecho insignificante, finalmente, que los premios artísticos de mayor escala de la República Dominicana hayan adoptado el nombre de Casandra Damirón.

No hay comentarios: