24 de marzo de 2008

Otro alcalde EEUU investigado por escándalo, esta vez con strippers


DETROIT.- El alcalde de Detroit fue acusado este lunes de perjurio sobre una aventura con su jefa de personal y el despido de un policía que investigaba una fiesta en su oficina, en el más reciente escándalo sexual de la política estadounidense.

Tres oficiales de policía denunciaron haber sido despedidos cuando investigaban actividades del alcalde y su personal de seguridad.

Los policías explicaron que fueron apartados del cargo por investigar rumores sobre una fiesta con strippers en la oficina del alcalde Kwame Kilpatrick, que habría sido abruptamente interrumpida por su esposa hace unos seis años, informó la prensa local.

La Fiscalía acusó a Kilpatrick de intentar ocultar evidencia, como mensajes de texto que posteriormente fueron difundidos por el diario Detroit Free Press.

El alcalde también fue acusado de mentir bajo juramento a la Justicia al declarar sobre una aventura con su ex jefa de personal, Christine Beatty, y su involucramiento en el despido del sujefe de Policía, Gary Brown.

La Fiscalía acusó a Kilpatrick de conducta corrupta al autorizar el pago de 8,4 millones para llegar a un acuerdo extrajudicial para "prevenir la difusión de mensajes de texto y otras informaciones que evidenciaban que el alcalde y su jefa de personal mintieron bajo juramento", dijo el fiscal del condado de Wayne, Kym Worthy.

La acusación tiene lugar menos de dos semanas después de que el gobernador de Nueva York Eliot Spitzer renunciase a su cargo, tras descubrirse que recurrió reiteradamente a los servicios de una prostituta de lujo.

No hay comentarios: