22 de mayo de 2010

Saber, querer cambiar y actuar.


La adicción al tabaquismo afecta a millones de personas en todo el mundo, lo cual representa un problema grave, ya que sabemos que los perjuicios que el mismo ocasiona en la salud de los que lo consumen, son irreversibles.

No siempre son suficientes las leyes y reglamentos para combatir los principales males que aquejan a nuestra sociedad. Se necesita también que las personas afectadas tomen conciencia sobre el problema y busquen soluciones para ellos. Muchas de estas, fuman y están sumamente concientes del daño que le están provocando a su salud y, a pesar de esto, siguen fumando.

La Organización Mundial de la Salud y muchos gobiernos luchan contra el tabaquismo por medio de la concienciación de la población. Por lo que cada 31 de mayo se celebra el día mundial sin tabaco, el cual tiene como objetivo la prohibición de fumar en lugares públicos o cerrados y la disfunción de publicidad en contra de esta práctica por los principales medios de comunicación.

En otra parte, no es que la modificación de las costumbres o de un hábito es algo que se logre de la noche a la mañana, no, es todo un proceso donde los individuos involucrados deben pasar por tres etapas fundamentales para mejorar su situación.

La primera es “saber” que la adicción al tabaquismo afecta gravemente a su salud, al medio ambiente y a las personas que están a su alrededor. La segunda es “querer cambiar”, esto significa que ya la persona ha reconocido su adicción y esto es un gran paso para dejarla y la tercera es “actuar”, porque de nada vale que quieras cambiar si no cambias tu actitud frente al problema para resolverlo.

En conclusión, para dejar de fumar es necesario tener responsabilidad para lograr el cambio y tener en cuenta las tres etapas fundamentales que mencionamos anteriormente.

Por: Joax Kennedy

No hay comentarios: